Los mitos y leyendas, son símbolo de la identidad nacional, y en el caso de Colombia, tiene una gran cantidad. A lo largo y ancho del territorio, se han desarrollado con los años un sinnúmero de relatos orales que recogen creencias, vivencias y algo de ficción.

En el caso de Colombia, podemos encontrar mitos y leyendas que están creados para dar lecciones, generar algo de miedo y enseñar tanto a adultos como a niños. Por ello, a continuación te mostraremos 15 ejemplos de mitos y leyendas colombianas que te encantarán.

Leyenda de la madre de agua

Esta no es una leyenda que pertenezca a un lugar específico de Colombia, sino al territorio entero.

La historia cuenta que en los diferentes ríos y manantiales del país, se puede encontrar el fantasma de una mujer muy hermosa a la que se le conoce como Madre de Agua, aunque en algunos lugares también recibe el nombre de Madre de Río.

La leyenda cuenta que esta mujer tiene hermosos cabellos dorados, piel blanca, ojos grandes y de un profundo color verde. Y asegura que durante el día tiene un poder espiritual que sana, pero durante la noche se aferra a la fantasía.

El poder de la Madre Agua es el de hipnotizar a los jóvenes, esto lo hace a través de la mirada y consigue atraparlos hasta volverlos locos. Producto de aquel embrujo muchos jóvenes caen a las aguas y jamás se tiene noticia de ellos.

Los que tienen más suerte y no caen al agua, deberán rezar para sobrevivir. Esto tienen que hacerlo en la compañía de adultos para poder escapar del embrujo que les ha puesto la Madre Río.

Leyenda de la Llorona

En realidad, la llorona es una leyenda latinoamericana, lo que quiere decir que está presente en diferentes países y no le pertenece a uno solo. Y en el caso particular de Colombia, recibe distintos nombres de acuerdo con el lugar en el que se aparezca. Por ejemplo, en Antioquia se le da el nombre de La María Pardo, y en Nariño se le dice Turumama.

Pero en cualquier caso, se trata de la misma aparición que es una mujer con aspecto fantasmal, un rostro horrible y esquelético que casi al instante genera terror en quien la mira. La ropa que lleva está rota y muy sucia, y suele ser un vestido largo y blanco.

En Colombia esta leyenda tiene diferentes versiones. Algunas aseguran que la llorona lleva en sus brazos a un niño sin vida y va lamentándose por los campos y las calles de los pueblos. Otra de las versiones asegura que la llorona mató a sus hijos en un río, y luego se arrepintió, por ello es que vaga lamentándose por aquel acto.

La versión del río, es una de las más frecuentes, es por ello que se suelen ubicar las apariciones de la llorona en ríos, riachuelos y posos pues se asegura que allí es donde asesinó a sus hijos.

Leyenda de la patasola

En ocasiones, la leyenda de la patasola se puede confundir con la de la llorona o la sayona, porque en todos estos casos, se trata de una mujer que vaga y se lamentan por haber perdido a sus hijos por temas sentimentales.

Lo particular de la leyenda de la pata sola, es que esta vaga con una sola pierna. La leyenda cuenta que es una mujer de pelo muy largo, pero bastante enmarañado y con ojos y boca mucho más grandes de lo normal.

La historia que se cuenta asegura que la patasola era una mujer casada. Tenía tres hijos con su esposo, quien era un campesino de la comunidad. Un día, de manera sorpresiva, el esposo de la patasola llega a la casa y encuentra a su esposa junto a su patrón siéndole infiel.

Al campesino, esto le creó una profunda ira, así que tomó un machete, y le cortó la cabeza a su patrón. Ante ello, su esposa intentó huir para que no la mataran, y el campesino solamente consiguió darle un machetazo en la cadera, dejándola sin una de sus piernas.

Con aquella gran herida, la muerte para la esposa infiel llegó antes de lo esperado. Luego de esto, el campesino incendió la casa, sacó a sus hijos y se los llevó a un lugar muy lejano. Por ello es que se dice que la patasola está vagando por Colombia en la búsqueda de sus hijos. 

Leyenda del hombre caimán

La leyenda cuenta que había un pescador bastante conocido. Este era Saúl Montenegro y este tenía una horrible obsesión que era espiar y acosar a las mujeres que se estaban bañando en el río Magdalena.

El objetivo de este pescador es que nadie lo viera mientras espiaba a las mujeres, así que decidió acudir a un brujo para que le ayudara. El brujo consiguió crear una pócima para convertirlo en un caimán, y con ello podría ir al río y ver a las mujeres sin que estas se sorprendieran o le acusaran.

Para ello, el brujo le dio dos pócimas, una de ellas haría que se convirtiera en caimán, y la otra que se convirtiera en humano otra vez. Muy feliz, el pescador se fue al río para tomarse la pócima y comenzar a ver a las mujeres, pero se dio cuenta de que no podía usar las pócimas solo, así que le pidió ayuda a un amigo.

Una vez en el río, el pescador utilizó la pócima y se convirtió en caimán. Pero aquella transformación sorprendió muchísimo a su amigo, que llevaba en la mano la segunda pócima y por lo que la derramó en la cabeza del pescador.

Esto hizo que el cuerpo del pescador se mantuviera como el de un caimán, y la cabeza era la de un humano. Formando así un ser que era mitad hombre, y mitad caimán. Aquella terrible imagen hizo que las mujeres del río se espantaran, así que no volvieron más a bañarse en el río.

Leyenda de la Candileja

Le leyenda asegura que hay una bola gigante y ardiente. Esta está conformada por 3 antorchas que al rodar, se forman tentáculos rojos. Esta bola se encarga de perseguir a todos los hombres maliciosos, que sean sospechosos, que tengan una vida desordenada y con mala voluntad.

También persigue a los borrachos, a los hombres infieles, a quienes maltraten a sus esposas y quienes dejen a sus familias. Algunas versiones aseguran que además persigue a los viajeros que estén trasnochados y para reprender cualquier clase de mal comportamiento familiar.

El origen de esta leyenda es bastante curioso. Asegura que existía una vieja que les daba a sus nietos permiso para todo. Aquellos jóvenes hacían lo que quería, y se descarrilaron. Por ello, cuando la anciana murió, San Pedro la castigó por haber criado a sus nietos de tan mala forma. Por ello le dio forma de 3 antorchas de fuego que servirían para reprender a sus nietos.

Leyenda del Mohán

El Mohán, es uno de los grandes protectores de la naturaleza en Colombia. La leyenda cuenta que en las montañas, ríos y peñascos de todo el país se encuentra un hombre. Este tiene una abundante cabellera que se confunde con su barba. También tiene ojos grandes como platos y unas uñas muy, pero muy largas.

Como esta es una leyenda que se extiende por todo el territorio colombiano, existen diferentes interpretaciones sobre su origen. Algunos aseguran que el Mohán es un hechicero, que desde el siglo XV se esconde en las cuevas para protegerse de la llegada de los españoles. Allí, pasaba el tiempo tocando la guitarra cuando había luna llena.

En otras interpretaciones, se entiende al Mohán como un ser de poder y protector. Diferentes fuentes aseguran que ha causado varios desastres naturales, así que los lugareños le rinden tributo para mantener buenas relaciones con él para evitar daños.

Ahora, en cuanto a su figura de protector, se comenta que El Mohán se dedica a perseguir a todos los jóvenes y campesinos que decidan hacer algún tipo de daño a la naturaleza.

Leyenda del duende

Esta también es una leyenda que tiene distintas versiones, dependiendo del lugar de Colombia en el que te encuentres. Una de las versiones más comunes, es que el duende es un ángel. Este ángel fue expulsado del cielo por los dioses, y su castigo es vagar por la tierra caminando.

Su aspecto es también un misterio, aunque la mayoría de los comentarios aseguran que es un niño pequeño, con ropas sueltas, y en ocasiones se dice que tienen un gran sombrero. Lo que hace este duende es persuadir a las personas y hacer que tengan pesadillas.

Quienes han tenido encuentros con el duende comentan que les ha provocado sonambulismo, ataques de ira y los desorienta para que salgan a las calles a vagar. Otra de las prácticas más comunes, en la de robar cosas, así que cuando algo se pierde, se dice que un duende se lo ha llevado.

Otra de las versiones asegura que el duende también secuestra niños. Pero no cualquier niño, sino los que son rubios y una vez los secuestra, se los lleva al bosque para hacer de ellos seres silvestres.

Leyenda del sombrerón

El sombrerón, tal como otras leyendas, también es latinoamericana, pero tiene una importante presencia en Colombia.

La leyenda en este país asegura que se trata de un hombre alto, de cuerpo ancho y que tienen un rostro muy tenebroso, con rasgos prácticamente diabólicos.

La vestimenta del sombrerón siempre es negra, y a esto se le suma un gran sombrero de color negro, de donde se origina su nombre. Este se dedica a perseguir a adultos y jóvenes que tengan comportamientos incorrectos, tales como los que consumen drogas, roban o hacen algún daño.

Las personas que han tenido contacto con el sombrerón comentan que este tiene el cabello largo y lacio y también negro. Además, aparece siempre en las orillas de los ríos, aunque también en las calles de los poblados.

En algunas regiones, también recibe el nombre de El Jinete Negro, porque se comenta que siempre va en un caballo negro. Algunas otras interpretaciones aseguran que no va en un caballo, sino que lo acompañan dos perros negros muy grandes sujetados con cadena. En cualquiera de los casos grita a sus víctimas “Si te alcanzo te lo pongo” haciendo referencia al sombrero negro.

Leyenda de la Madremonte

Cada región de Colombia tiene algunos mitos y leyendas particulares. Y en el caso de la región Amazónica y la de los Llanos, la Madremonte es la más popular de todas. A veces, dependiendo del lugar, esta leyenda también recibe el nombre de Madreselva, pero en ambos casos se trata de una divinidad que se ocupa de proteger la naturaleza.

El objetivo de la Madremonte es resguardar el ambiente, así que persigue, maltrata y castiga a cualquier persona que decida hacerle daño a la naturaleza. La leyenda asegura que cuando hay tormentas, inundaciones o cualquier clase de desastre natural, se logran escuchar los gritos de la Madremonte.

En cuanto a su descripción, se comenta que se trata de un ser que mitad monte y plantas, y mitad mujer. Además, esta deidad es implacable, se dice que cuando se baña en los ríos, estos se desbordan. A veces llena las aguas de pandemias para contagiar a las personas malas de una región.

Algunas interpretaciones aseguran que la Madremonte pone maldiciones en quienes roban terrenos. Luego, los lleva a los matorrales para perderlos en la oscuridad de la noche. Así que los campesinos, para evitar cualquier clase de daño con un encuentro con ella, llevan medallas y escapularios benditos en los bolsillos.

Leyenda de El Silbón

Además de las anteriores, la leyenda del Silbón es otra de las que tiene presencia en varios lugares del mundo, como Venezuela, pero también en Colombia.

En ambos casos, la leyenda se sitúa en los llanos y aseguran que el Silbón era un joven que tenía una hermosa esposa.

En una ocasión, el joven encontró a su padre dándole una golpiza a su esposa. Así que decidió amenazar al padre, pero este no se disculpó. En cambio dijo que la mujer se había merecido aquellos golpes y esas palabras llenaron de ira al hijo, y comenzó a golpear a su padre.

En medio de la pelea, el hijo tiró al padre al suelo y le puso un palo en el cuello. El hijo comenzó a hacer presión y no soltó el palo hasta que se percató de que el padre ya no respiraba. En ese momento, llegó el abuelo del joven y decidió castigar a su nieto, amarrándolo a un árbol, y dándole múltiples latigazos.

Pero el castigo no terminó, porque el abuelo le puso picante en las heridas de joven y lo dejó en libertad. Pero también soltó a un perro con hambre para que persiguiera a su herido nieto. En ese momento, el joven comenzó a correr para salvarse y jamás se supo algo de él.

Luego de aquello, en el pueblo comenzaron a presentarse las apariciones. La leyenda cuenta que durante la noche, había un espectro que vagaba y siempre silbaba. Algunos aseguran que aquel era un joven que llevaba en la espalda un saco.

Lo que más llama la atención del espectro, es su silbido. Este sigue las notas de “do-re-mi-fa-sol-la-si” y se dice que si se escucha cerca el silbido es porque el espectro está lejos, pero cuando se escucha lejos, es porque está cerca.

Leyenda de El Dorado

La llegada de los conquistadores fue muy importante para el desarrollo de esta leyenda. La historia cuenta que los conquistadores deliraban, y comenzaron a fantasear con la posibilidad de encontrar un pueblo muy antiguo en el que sus calles y casas estaban hechas de oro. Y aunque los conquistadores tuvieron bastante que ver, también se les adjudica el origen a los indígenas.

Esta es una leyenda con varias versiones, y en todas se trataba de un pueblo que estaba hecho completamente de oro, de ahí el nombre de la leyenda, El Dorado. Lo que sí varía son las distintas costumbres de aquella civilización.

Hay versiones en las que se asegura que esta era una tribu que se escondía en la selva. Una vez que las personas de esta tribu morían, eran llevados a la laguna de Guatavita en la que eran envueltos en sábanas y se llenaban de joyas, tesoros, oro y flores. Se comenta que se colocaban en una canoa y se lanzaban al río, y en algún punto, la canoa se hundía con todas las riquezas.

Otra de las versiones dice que los miembros de aquella tribu, una vez cada año hacían sacrificios para los dioses. Estos sacrificios consistían en recolectar gran cantidad de joyas y tesoros que eran lanzados a la laguna de Guatavita.

En todas estas versiones, la presencia del oro y las riquezas era muy importante. Y es allí en donde entran los conquistadores porque al escuchar aquellas leyendas, evidentemente estaban interesados en encontrar el dorado para tomar todo el oro y llevárselo consigo.

Leyenda de El Hojarasquín

La leyenda del Hojarasquín se ha extendido especialmente en los andes del territorio colombiano. El fin de este espectro es proteger la naturaleza de cualquier persona que intente ponerla en peligro.

Las versiones de este mito aseguran que se trata de una aparición que tiene un cuerpo antropomorfo. Este está lleno de musgo, hojas, flores y una gran cantidad de vegetación. Es por ello que siempre aparece en los bosques y en los montes de la región.

Algo interesante, es que parece que el Hojasrasquín, tiene la capacidad de transformarse, por lo que en ocasiones aparece en forma de árbol seco, a veces como un monstruo, y también se le ha visto como un ser que es mitad hombre y mitad asno.

Los lugareños aseguran que el Hojarasquín solo aparecerá cuando alguien intente dañar el medio ambiente, ya sea con la tala de árboles o los incendios. Aunque no siempre es malo, porque también puede ayudar a las personas que se han perdido en el monte para encontrar el camino de salida.

Leyenda de La Viudita

Aunque puede que La Viudita aparezca en otros lugares de Colombia, las apariciones más recurrentes se han dado en los departamentos de Nariño y Antioquia en Colombia. En estos lugares se asegura que aparece un espanto que si se manifiesta, es un signo innegable de la muerte, por ello es que todos le temen.

Esta leyenda cuenta que la viudita era una anciana que tenía unos 60 años. Esta era una mujer delgada, bajita y siempre llevaba un vestido largo y negro, tal como una viuda del pasado. Lo curioso es que en la cabeza tenía una mantilla de color verde.

Si bien puede aparecer en casi cualquier sitio, se le ha visto recurrentemente fuera de las sacristías, en las calles que están solas, y más en las casas en las que hay una persona enferma. Así que si en la casa de un enfermo aparece la viudita, significa que la muerte está muy cerca para esa persona. Por lo que las familias comienzan a preparar todo para el funeral del enfermo.

Y no solo eso, porque entre las diversas versiones, también se comenta que la viudita se dedica a espantar a los borrachos. Al principio, la viudita comienza a seducir a los borrachos, y estos no se dan cuenta de que es un espanto, así que la siguen y ella los guía hasta el cementerio para revelarles su rostro, que es uno feo y cadavérico.

Quienes aseguran que han visto a la viudita comentan que tiene una cara horrible, muy vieja y horrorosa. Además, tienen en los ojos llamas, no tiene dientes y si se molesta, puede expedir fuego de su boca.

Leyenda de la Mancarita

La leyenda de la Mancarita no tiene un origen exacto en Colombia. Durante años se ha asegurado que aparece en el norte de Santander y en Boyacá, aunque también se puede encontrar en otros sitios. En todos los casos, se trata de una mujer que vaga por las calles de los poblados.

Esta leyenda cuenta que hace muchísimo tiempo, específicamente en las tierras de Santander, había una mujer. Esta mujer era manca, y tenía por nombre Rita. Aquella mujer era muy famosa, pero por razones incorrectas. Todo el mundo la conocía por ser chismosa y por sembrar la duda para generar problemas entre las personas.

Evidentemente, esto no le gustó nada a sus vecinos, así que decidieron dejar de tratarla alejándola para evitar que siguiera de chismosa. Así, poco a poco Rita comenzó a quedar en el olvido hasta convertirse en un alma en pena que vaga por los caminos para aterrorizar a los viajeros.

Se dice que la Mancarita tiene cabello largo, y todo su cuerpo está lleno de pelos. Además, sus pies no son como los de los humanos, porque están dados vuelta hacia atrás. Y quienes la han escuchado, dicen que sus gritos les paralizan ya que son de mujer y del llanto de un bebé.

Leyenda de la Cabellona

La Cabellona, suele aparecer en algunas regiones de Santander y Antioquia. En algunos casos se le conoce también como La Mechuda, esto porque su cabellera es muy larga, pero en cualquier ocasión, se hace referencia al mismo espanto.

Quienes se han encontrado con la Cabellona, suelen ser parejas que están muy enamoradas. Estos han visto un espectro que tienen apariencia de mujer, con un rostro hermoso que se alcanza a mirar entre los huecos que deja la gran cabellera que tiene.

La Cabellona tiene el pelo castaño, siempre va vestida de blanco y sus uñas son extremadamente largas. Lo que hace este espectro es espantar a las mujeres, pero no a todas, sino solo a las que considera que son igual o más bellas que ella.

La leyenda cuenta que la Cabellona, cuando estaba viva, estaba obsesionada con la forma en la que se vía, tanto que terminó descuidado cada aspecto de su vida para asegurarse de que siempre se viera hermosa.

Y se dice que para alejar a la Cabellona, tendrán que mostrarle unas tijeras. Esto hace que el espectro huya, porque tiene miedo de que le corten su larga y hermosa cabellera.

Etiquetas:
La Ejemplopedia (8 de junio de 2024) 15 Ejemplos de mitos y leyendas colombianas espectaculares. Recuperado de: https://ejemplopedia.com/mitos-leyendas-colombianas/.

Sobre el Autor

alexander-ramires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *