México es uno de los países con una de las culturas ancestrales, con registros, más antiguas de todo el continente. Esta cultura ha generado un imaginario fantástico muy importante, que año tras año se ha trasmitido de generación en generación a través de lo que hoy conocemos como leyendas.

Este es un país rico en cultura, por ello es que tiene algunas de las leyendas más interesantes que se pueden encontrar. Y si quieres aprender más sobre el tema, hoy te dejamos una recopilación de las 17 leyendas mexicanas cortas para niños y adultos más importantes del país.

Leyenda del callejón del beso

Esta es una leyenda mexicana que se sitúa específicamente en Guanajuato y relata los acontecimientos de dos locos enamorados. Estos eran Carmen, quien era la única hija de un hombre muy estricto y bastante agresivo. El otro, era Carlos alguien humilde que se dedicaba a la minería.

Carmen siempre quiso ver el mundo, por ello es que intentaba escaparse de vez en cuando de la casa para explorar. En una de aquellas escapadas conoció a Carlos, el minero del cual se enamoró poco después.

No pasó demasiado tiempo de aquel amorío hasta que el padre de Carmen se enteró y en ese momento decidió encerrarla como castigo y le dijo que iba a enviarla a un convento para que no viera más a Carlos.

Como en ese entonces las muchachas tenían damas de compañía, Carmen le pidió a la suya que le hiciera llegar una carta a Carlos. En aquella carta Carmen le contaba todos los planes que tenía el padre de ella.

Al saber esto Carlos, decidió buscar una solución para acercarse a Carmen. Y se dio cuenta de que las ventanas de la casa en la que vivía Carmen tenían salida a un callejón muy estrecho. Así que si este conseguía ingresar a la casa que estaba enfrente a la de Carmen, también podría conversar con ella por la ventana.

Así que Carlos resolvió comprar la casa de al dado para así estar cerca de su amada. Y por las noches ambos se acercaban a sus ventanas a conversar y a darse uno que otro beso, pero una noche el padre de Carmen escuchó demasiados murmullos y decidió ver qué sucedía y encontró a los enamorados.

Aquella escena le dio muchísima rabia al padre de Carmen, así que clavó un cuchillo en el pecho de su joven hija en frente de su amado. Esta imagen se quedó guardada en la mente de Carlos, y decidió que no podía vivir sin Carmen, así que se lanzó desde el tiro principal de la mina en la que trabajaba.

Por ello, es que el callejón entre el que estaba la casa de Carmen y Carlos, ahora se le llama el Callejón del Beso en memoria de aquellos enamorados que perdieron la vida por amor.

Leyenda de Popocatépetl y el Iztaccíhuatl

Esta también es conocida como la leyenda de los volcanes, y es una de las más hermosas que hay, porque trata de amor.

La leyenda cuenta que hace muchos años, en el momento en el que el imperio azteca reinaba, había allí una hermosa princesa llamada Iztaccíhuatl, que un día quedó locamente enamorada de un guerrero muy apuesto llamado Popocatépetl.

Popocatépetl también se enamoró a primera vista de aquella hermosa doncella, así que quiso pedir su mano. El padre de la princesa acordó con este que le daría la mano de la chica, si es que el guerrero conseguía llegar de la batalla vivo y completamente sano.

Pero como aquella princesa era tan hermosa, tenía varios pretendientes, y uno de ellos estaba muy enamorado de ella. Este decidió engañar a la princesa diciéndole que Popocatépetl había fallecido en la guerra.

Esta noticia destruyó por completo a la princesa, de tal manera que murió al poco tiempo por tanta tristeza que tenía. Como todo era una mentira, al tiempo regresó Popocatépetl sin un solo rasguño de la guerra y se encontró con que su prometida había fallecido.

En ese instante, decidió honrar el amor que sentía por la princesa, así que construyó una montaña en la que se iba a encontrar la tumba de Iztaccíhuatl. Esta montana estaba justo bajo los rayos del sol y era alta.

Una vez la montaña estuvo lista, puso el cuero de la princesa en la punta más alta, y en la mano llevaba una antorcha ardiente. Pero el guerrero no se pudo levantar por todo el dolor que sentía y quedó allí en un sueño eterno.

Ambos quedaron allí, y con el tiempo la nieve los cubrió y se formaron dos montañas, una justo al lado de la otra. Y se dice que cada vez que Popocatépetl recuerda a su amada princesa, tiembla y se enciende tal como un volcán en erupción.

Leyenda del conejo en la luna

La leyenda cuenta que hace mucho tiempo, el dios Quetzalcóatl tomó la decisión de viajar al mundo terrenal, y para ello tomó una apariencia humana. Así, comenzó a subir montañas y a recorrer todos los bosques sin tener descanso alguno.

Aquella travesía hizo que estuviera muy cansado y hambriento, por lo que decidió sentarse en una roca para tomar energía y continuar con el recorrido. Allí se mantuvo durante un rato hasta que comenzó a anochecer, y se dio cuenta de que a su lado estaba un conejo comiendo.

Cuando lo miró, el dios le preguntó qué comía y este le respondió “Zacate ¿quieres un poco?” y el dios le dijo que no, le agradeció, y comentó que no comía zacate. A lo que el conejo se preocupó y le preguntó qué iba a comer y el dios le respondió que quizá se iba a morir de hambre o sed.

Al conejo esto le pareció algo realmente horrible, así que se ofreció para servirle de comida al dios. Esta acción de bondad, hizo que el dios se conmoviera, y lo tomó en sus brazos, lo alzó y la figura del conejo se estampó en la luna.

Luego, sin hacerle daño, el dios bajó al conejo para que este viera cómo su figura había quedado dibujada en la luna. Y le dijo “Pasarán el tiempo, los hombres ya no serán los mismos, pero tu recuerdo siempre permanecerá”

Así, cuando la noche no tiene nubes, y la luna está llena es posible ver la figura de un conejo en la luna.

Leyenda del Nahuala

La leyenda relata que una noche varios cazadores fueron en la búsqueda de presas al bosque Chiautempan Tlaxcala. Este era un lugar muy callado en el que solo se escuchaba con dificultad el ruido que hacían los árboles.

En medio del bosque, se dieron cuenta de que había una enorme figura que tenía la forma de un perro negro. Los cazadores decidieron capturarlo, pero cuando estaban a solo dos metros el perro mostró sus dientes y comenzó a ladrarles.

Los ladridos asustaron a los cazadores, y le dispararon en una pata. Luego de esto el perro huyó por el bosque, así que los cazadores decidieron seguir el rastro. Este los llevó hasta una cabaña que estaba en medio del bosque y al llamar a la puerta pensando que estaba el perro dentro, pero solo estaba un campesino que les dijo que entraran.

De inmediato, los cazadores le preguntaron si no había visto a un perro grande y negro por allí. Pero el campesino no respondió porque estaba limpiándose una herida que tenía en la pierna. Los cazadores no le prestaron mayor atención aquello, y decidieron irse porque el campesino no les dio respuesta así que se fueron a una taberna.

Una vez en la taberna, comenzaron a comentar todo lo que les había sucedido al tabernero. A los cazadores aquello les había parecido todo un misterio, pero el tabernero les respondió. Este les dijo que el perro que vieron era el campesino que estaba en la cabaña.

Los cazadores estaban sorprendidos porque esto les parecía imposible. A lo que el tabernero les explicó que probablemente aquel campesino había tenido que vender su alma al diablo a cambio de robar las grandes riquezas, así que era muy peligroso.

Así que el tabernero les dijo que siempre llevaran con ellos un crucifijo y un cinturón que fuese de piel de víbora para ahuyentar aquel animal que vieron, que no era otro que un Nahual, un monstruo que es capaz de transformarse en humano y animal para atacar.

Leyenda del sol y la luna

Hace muchos años, el mundo estaba en total oscuridad, por siempre era de noche. Un día, los dioses que habitaban en el cielo decidieron crear el sol. Para ello habría que celebrar una reunión en Teotihuacán, una ciudad que estaba en el cielo. En ese sitio, los dioses hicieron una gran hoguera.

Además, realizaron un llamado, para que quien fuese lo suficientemente valiente se lanzara en la hoguera para convertirse en el sol. En aquella contienda solo hubo dos candidatos, uno de ellos era Tecuciztécatl, este era fornido, hermoso, con mucho dinero y con ropa de lujo. El otro era Nanahuatzin, quien era pobre.

El primero en saltar fue el rico y hermoso, pero cuando estaba a punto de hacerlo, tuvo muchísimo miedo, y decidió no hacerlo. El segundo, el pobre, no sintió nada de temor y se lanzó a la hoguera demostrando que era valiente y de buenos sentimientos. Así, se convirtió en el sol.

Cuando el segundo saltó, el primero sintió muchísima vergüenza y envidia, así que decidió saltar también a la hoguera, lo que hizo que se creara un segundo sol.

Los dioses habían decidido que querían un solo sol, y no dos, así que decidieron apagar el segundo, que era el apuesto y rico. Esto lo hicieron tomando un conejo por las patas y arrojándoselo. Con esto, el brillo del segundo sol se apagó y se convirtió en la luna.

Leyenda de los Aluxes

La leyenda de los Aluxes es una de las más antiguas de la mitología mexicana. Se dice que estos estuvieron presentes en la región maya, y el significado de Aluxes es enano milenario. Estas criaturas son consideradas deidades menores, es decir, son espíritus que habitan en la naturaleza y son de los primeros pobladores del mundo.

Una de las leyendas más antiguas asegura que los aluxes en realidad eran hombres primigenios. Se dice que estos se encargaron de construir ciudades muy grandes, siempre en la oscuridad. Pero un día el sol salió, así que los aluxes se volvieron piedra.

Como son seres de la naturaleza, los aluxes se encargan de proteger los montes, los sembradíos y las fincas, pero solo si el campesino hacía una petición y si es que los aluxes querían. Lo curioso es que los aluxes también son seres que hacen bromas pesadas. Así, si el aluxe tiene un amo, se encargará de proteger sus tierras, pero hará bromas a los otros dueños.

La historia de los aluxes con los años también ha tomado diferentes caminos. De hecho, algunas versiones aseguran que estos eran seres del mal, por lo que si un campesino quería tomar un aluxe, debía pensarlo bien, porque era probable que terminara siendo un problema.

Quienes relatan haber tenido encuentros con los aluxes aseguran que estos pueden ser una completa pesadilla si es que se molestan, porque tienen gritos insoportables y sus bromas son demasiado pesadas.

Leyenda de la Llorona

El origen de la Llorona es uno de los más imprecisos que tiene el territorio latinoamericano, porque está presente en diferentes países y cada uno tiene una interpretación distinta sobre este espectro. En el caso de México, se especula que se trata de una leyenda con orígenes prehispánicos, pero que se ha ido transformando con los años.

La leyenda cuenta que hace mucho tiempo aparecía en Xochimilco una mujer que llevaba un vestido blanco. Esta iba caminando por las calles y siempre se lamentaba con la misma frase que no era otra que “¡Ay, mis hijos!”

La historia cuenta que aquel espectro era el de una mujer que en vida fue abandonada por su esposo. Aquel abandono creó un profundo dolor en ella, así que decidió ahogar a sus hijos en un río. Luego, se dio cuenta de lo que había hecho, por lo que se quitó la vida.

Por ello es que el espectro de la mujer grita “¡Ay mis hijos!” y está en la búsqueda de unos hijos nuevos, que se dice que cuando los roba, los termina asesinando igual que a sus hijos verdaderos.

Leyenda del Charro Negro

El protagonista de esta leyenda es un hombre que va vestido siempre con un traje negro. Este traje tiene algunos detalles en oro y plata. Además, este hombre siempre va en un caballo con un hermoso y brillante pelo negro y los ojos de aquel caballo parecen bolas de fuego.

Hasta ahora, no se sabe decir con total certeza si aquella aparición se trata de un alma que vaga, o de un demonio, pero en todas las versiones se asegura que es un charro con figura alargada y que infunde un terrible miedo en quien le ve.

El origen de esta leyenda es compartido, pues aparece en diferentes lugares como Puebla, Veracruz, Tlaxcala e Hidalgo. Lo cierto es que siempre se dice que el charro negro va cabalgado por carreteras con poca gente y se encarga de asustar a personas que hacen viajes solos o que sienten mucho miedo.

La leyenda asegura que el Charro Negro, en vida, era un hombre muy ambicioso, así que decidió vender su alma al diablo para obtener lo que quería. Este provenía de una familia muy pobre y jamás estuvo contento con la vida que tenía, porque en lugar de tener las manos llenas de tierra, las quería llenas de incontables riquezas.

El Charro Negro era tan ambicioso, que en ocasiones prefería dejar de comer, para poder ahorrar dinero y comprarse un sombrero para lucir bien. El asunto es que cuando sus padres fallecieron, la pobreza en casa se hizo más grande y en medio de la desesperación decidió invocar al diablo para que le diera el dinero que deseaba.

Evidentemente, el diablo accedió a darle lo que quería, pero a exigió el alma del Charro Negro. Al instante, este se llenó de riquezas, compró todo lo que quiso y disfrutó tanto como pudo sin tener arrepentimiento alguno hasta que comenzó a sentirse profundamente solo.

Al Charro Negro solo lo buscaban por simple interés y esto lo hacía sentir muy mal. La situación se  mantuvo así hasta que un día el diablo fue a cobrar la deuda. El Charro intentó esconderse, pero esto solo desató la ira del diablo, así que decidió convertirlo en el Charro Negro, un espectro que serviría para cobrar sus deudas y para vagar por el mundo por siempre.

Leyenda del maíz

Esta es probablemente una de las leyendas más importantes de todo México, porque el maíz es uno de los productos principales de su gastronomía. Y la leyenda cuenta que antes de que llegara Quetzalcóatl, solo se podía comer animales cazados y algunas raíces.

En ese momento los aztecas no tenían maíz, porque el este cereal estaba muy bien escondido detrás de las montañas a las que estos no tenían acceso. Ante ello, los dioses tomaron la decisión de separar las montañas, pero no lo consiguieron.

Así que los aztecas decidieron ir a Quetzalcóatl para intentar resolver el problema y este dijo “Yo se los traeré” refiriéndose al maíz. Este dios, no intentó separar las montañas, como los anteriores, lo que hizo fue actuar con total astucia. Decidió transformarse en una hormiga negra y fue a las montañas en compañía de una hormiga roja.

El camino para Quetzalcóatl no fue nada sencillo, pero todas las dificultades las pudo superar hasta llegar al lugar en el que estaba el maíz. Allí, tomó un grano de maíz, y como era una hormiga lo llevó con él en su mandíbula y emprendió el viaje de regreso.

Al llegar, le dio el grano a los aztecas y estos plantaron la semilla en sus tierras fértiles. Poco después el maíz comenzó a crecer y lo cosecharon. Con ese único grano, los aztecas consiguieron hacerse más fuertes, crecieron sus riquezas, construyeron ciudades y desde ese momento se convirtieron en una de las civilizaciones más importantes.

Leyenda de las momias de Guanajuato

Guanajuato es una de las ciudades más hermosas de todo México, y una de las cosas más interesantes de este lugar es todo el misterio que la envuelve. Tal como es el caso de la leyenda de las momias de Guanajuato.

En esta ciudad se ubica la exhibición más extensa de todo el mundo, y se puede visitar en el panteón municipal. Pero además de ser una de las cosas por ver en Guanajuato, también es una leyenda que cuenta que entre 1865 y 1869 fueron exhumados 100 cuerpos que estaba conservados a la perfección en el panteón de Santa Paula.

Aunque se ha explicado que el motivo de que existan estas momias es que las tierras de la región están llenas de minerales, la leyenda cuenta que las personas que fueron exhumadas murieron por la peste que causaba parálisis corporal.

Al tener parálisis corporal, se pensaba que estas personas estaban muertas y las enterraban vivas. Por ello es que las momias tienen expresiones de gritos o dolor, pues en realidad morían intentando escapar de las tumbas, ya que despertaban una vez estaban encerrados.

Por ello es que se dice que es posible escuchar el llanto de un niño que popularmente se llama Daniel El Travieso o la de una mujer a la que llaman Carmen La Bruja.

Leyenda del día de muertos

En realidad, el día de muertos es una celebración en la que se honra la memoria de los familiares que han fallecido. Ahora, a partir de esta celebración hay un sinnúmero de leyendas que intentan enviar mensajes a los mexicanos para que respeten este día. Por ello es que no hay una sola leyenda del día de muertos, sino varias.

Cabe destacar que el día de muertos es una de las celebraciones más importantes de México. Este día se le ponen ofrendas a los fallecidos, como lo son comida y música. Además se lanzan cohetes, hay bailes y risas. Porque aunque la muerte sea algo triste, en México se le tiene mucho respeto.

Una de las leyendas más populares cuenta que había un señor que se negaba a celebrar el día Todos los Santos. Este decía que aquello no era cierto y sin reparo se burlaba de todos los que sí creían. Y el día de Todos los Santos decidió ir al bosque a cortar leña.

Cuando estaba en el bosque los muertos se acercaron a él y le preguntaron por qué los demás les estaban dando ofrendas y él no. Así que pensó que lo que decían de día de Todos los Santos era verdad y decidió hacer algo.

Pero el problema es que ya era demasiado tarde. Aquel hombre estaba muriendo y no le dio tiempo de hacer nada. Así que se murió en el monte si haber celebrado aquel día. Por ello, desde ese momento todo el mundo celebra el día de todos los santos para evitar que les pase lo mismo que le sucedió a aquel señor que no quiso celebrar.

Leyenda de la viuda

La leyenda de la viuda cuenta que hace muchos años en Nuevo León había un ganadero con mucho dinero. Este estaba muy preocupado por ayudar a los demás y era muy buena persona.

Un día, el ganadero decidió casarse, el asunto es que este era algo mayor para la costumbre de la época, pero eso no importó. El ganadero tomó como esposa a una joven mujer muy guapa y esto hizo que todo el mundo comenzara a hablar al respecto.

Esto a la pareja no le importó demasiado, y vivieron en completa paz. Pero el único problema es que estos no habían podido tener ningún hijo, y las familias de ambos comenzaban a presionar cada vez más.

Ante aquella situación, el ganadero trabajaba incansablemente, pero la mujer siempre se quedaba en casa, y como tenía a una persona que le ayudaba con los quehaceres, no tenía mucho de qué ocuparse. Así que con tanto tiempo de ocio decidió un día comenzar a frecuentar a un hombre joven como ella. Al principio estos encuentros eran inocentes, pero poco después se volvieron pasionales.

Pero este era un pueblo pequeño en el que todo se sabía, así que el rumor llegó pronto a los oídos del esposo. En un primer momento, el esposo no creyó ni una sola palabra, pero los chismes comenzaron a ser más frecuentes y esto sembró la duda en el hombre.

Así que una noche decidió espiar a la mujer y se dio cuenta de que todo era verdad. Y lo peor de todo, es que el hombre con el que le era infiel, era su pariente, uno de sus sobrinos. Aquella noticia le sentó muy mal, y preso del dolor decidió quitarse la vida.

Ante aquella trágica muerte, el pueblo entero se entristeció, y luego volcó su ira en la viuda, que para ellos era la culpable de todo lo sucedido. Es por ello que la viuda y su nuevo marido decidieron huir al norte del país, pero esa noche llovía mucho y su auto fue arrastrado por una creciente llevándoselo junto con ellos dentro.

Se dice que aquella desgracia fue la venganza del ganadero, aunque algunos aseguran que el accidente fue producto del karma. Lo curioso es que cada martes y a la media noche aparece un espectro que va a la tumba del ganadero. Allí se arrodilla para rezar y pedirle perdón, luego, se pierde en la oscuridad y se dice que es la viuda que pena por todo el mal que hizo.

Leyenda de la isla de las muñecas

Esta es una leyenda urbana que se originó en Xochimilco. De hecho, es una de las leyendas más recientes de la que se tiene registro, pues data de los años 50 en el siglo XX.  Y lo interesante es que esta isla es un lugar real.

La isla de las muñecas se encuentra en uno de los canales de Xochimilco y con los años se ha convertido en uno de los lugares más visitados por los turistas.

El sitio está lleno de muñecas de todas las clases lo que hace que sea una imagen bastante misteriosa para el que lo mire. La leyenda cuenta que hace mucho tiempo murió una jovencita ahogada en las aguas de estos canales.

Y en los años 50 hubo un hombre que se llamaba Julián Santana. Este decía que oía constantes lamentos de una joven. Julián aseguraba que aquellos lamentos pertenecían a la chica que se había ahogado en los canales, así que decidió poner todas las muñecas que encontraba en un solo sitio, para que la chica jugara y estuviera tranquila.

Con el paso de los años, este lugar se fue llenando de muchas muñecas. Algunas de ellas estaban completas, pero en otros casos solo eran partes. Y al pasar del tiempo aquellas se comenzaron a tornar cada vez más tenebrosas y se dice que se utilizan para espantar a todos los espíritus malignos que estén en la zona.

Leyenda de Popchón y Xulubchon

La leyenda de Popchón y Xulubchon pertenece al pueblo tzotzil que se encuentra en Chiapas y se trata del origen de la lluvia en el mundo.

Esta historia cuenta que hace muchísimo tiempo los antiguos miembros tzotziles estaban en el centro y el norte de Chiapas.

En ese lugar eran muy felices y como tenían agua, podían bañarse, cultivar sus alimentos y mantenerse fuertes. Pero antes no era así, porque hace mucho tiempo había una serpiente acuática llamada Popchón, esta, con su gran cabeza obstruyó el río Grijalva lo que provocó una creciente que inundó varias poblaciones.

Aquello hizo que los vatijaeltik, que eran espíritus animales que se encargaban de proteger a los tzotziles, se juntaron para derrotar a la serpiente, pero no lo consiguieron. Así que le pidieron ayuda a X’ob que es el alma del maíz que fue la que pudo vencer a la serpiente haciendo que el agua siguiera su cauce.

Además, se dice que había una serpiente llamada Xulubchón, esta dividió montañas y cerros con el fin de que pasaran los arroyos. Pero esta no era una mala serpiente pues se dice que fue la que hacía que lloviera en todo el mundo.

Leyenda del amor del árbol

Esta leyenda tiene origen en el siglo XIX, específicamente en Zacatecas. La leyenda cuenta que en torno a 1860 había una chica llamada Oralia que vivía en una casa señorial. Esta era una chica muy alegre que conseguía contagiar a todos con su felicidad. Además, estaba Juan, un joven muy humilde que vivía enamorado en secreto de Oralia.

Juan hacía las veces de aguador para llevarle agua a Oralina. Con esta agua, la chica regaba las plantas y un árbol que cuidaba como si su vida dependiera de ello. El tiempo pasó, y poco a poco la chica comenzó a enamorarse de Juan, pero había otro joven que estaba interesado en ella, este era Philippe Rondé.

Oralina, ante aquella situación estaba bastante confundida, no sabía si elegir a Phillippe o a Juan. Esto le creó una profunda tristeza y se fue al jardín a llorar al árbol que antes regaba Juan. La chica lloró tanto, que sus lágrimas regaban el árbol. Poco después el árbol comenzó a llorar con ella, y esta fue la señal para darse cuenta de que era mejor quedarse con Juan.

Y al siguiente día, cuando la Oralina estaba decidida a alejarse de Philippe, este le dijo que tenía que volver a su país. Esta se sintió aliviada y corrió a los brazos de Juan para vivir luego una hermosa historia de amor. Es por ello que todos los amantes zacatecos iban a ese árbol a sellar el amor que se tenían.  

Leyenda de la mulata de Córdoba

Esta es una de las varias leyendas mexicanas que tienen diferentes versiones. En lo que coinciden todas estas es que se trata de una leyenda en la que se involucra la brujería y la superstición.

La leyenda narra que en el siglo XVII se fundó Córdoba. Luego de esto llegó una mujer mulata y muy hermosa. Ante tal belleza, todos los hombres caían presos de su encanto. Pero con el paso del tiempo algunas personas la rechazaban porque aseguraban que mantenía un pacto con el diablo, además de que tenía poderes para poder estar en dos sitios en el mismo instante.

Aunque también estaban los que le rendían tributo porque se decía que tenía especial habilidad para la medicina y podía curar heridas. Pero más fuertes fueron los rumores de la brujería, así que la Santa Inquisición decidió apresarla acusándola de brujería.

Estando en el calabozo, esta mujer, con un trozo de carbón comenzó a dibujar un barco en una de las paredes del lugar. Y una noche, desapareció la mujer en aquella nave que había dibujado y por la mañana encontraron al carcelero atado al calabozo vacío y sin saber qué había sucedido.

Leyenda de Camécuaro

En Michoacán, pero específicamente en el Parque Nacional Lago Camécuaro hay un lago con un origen misterioso que ha sido objeto de diferentes leyendas. Una de ellas asegura que Huanita, quien era una princesa purépecha se enamoró con locura de Tangáxhuan, quien era el sobrino del fundador del imperio.

En una ocasión Candó, que era un sacerdote secuestró a Huanita y la metió en una yácata. Aquello hizo muy infeliz a la princesa, por lo que comenzó a llorar, y fueron tantas sus lágrimas que consiguió crear un lago. Ese lago es el que hoy se conoce como Camécuaro y un dato curioso es que este nombre significa “Lugar de la amargura oculta”.

Pero no todo terminó. Cuando Tangáxhuan se enteró de la situación, fue a rescatar a Huanita. Allí encontró a Candó y con su arco le lanzó una flecha, que le dio a un sabino que se partió a la mitad y se creó un manantial. Y las personas que han ido al lago, aseguran que en ocasiones ven la aparición de una mujer que les pide que se queden con ella y si lo hacen, se quedarán a su lado para siempre.

Etiquetas:
La Ejemplopedia (8 de junio de 2024) 17 Ejemplos de Leyendas mexicanas cortas para niños y adultos. Recuperado de: https://ejemplopedia.com/leyendas-mexicanas-cortas/.

Sobre el Autor

alexander-ramires

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *